carmenPGgranxeiro > Blog > Lo que piso en mi casa…

Lo que piso en mi casa…

11/03/2015

Sucede que cuando uso las matemáticas no todas las constantes permanecen en ese estado que les presupongo. Los cálculos son correctos a principio de año y las curvas se deforman con el paso de los días, de los meses. Ayer, una multa me lo recordó de golpe, cayendo como jarro de agua fría entre las templadas aguas de mis números.

Hay sin embargo una agradable constante cuyo componente principal somos los seres humanos (no todos, por desgracia) La simple existencia de muchos seres hace del mundo un lugar mejor, seres cuyo empleo correcto de ciertas herramientas implica una mejora más allá de la propia, de la conocida o incluso de la cercana. Una de las facetas del que llamamos bien común.

Hoy escribo para hablaros de algunos de estos seres y de una herramienta concreta: el Primer Banco de Tiempo de Lugo (no confundirse con el banco de tiempo del ayuntamiento, creado a posteriori aprovechando una subvención europea y que, en vez de apoyar la iniciativa ciudadana preexistente, duplicó un servicio, gastó un montón de pasta inutilmente y desapareció probablemente en cuanto la subvención fue justificada)

 bancotempo.jpg

(Esta foto la hice cuando me apunté al banco, por cierto en aquel momento gestionado por quien ahora es mi pareja)

 

Pues bien, esta iniciativa ciudadana, gestionada por personas voluntarias que rotan en sus funciones, es una de esas herramientas que funciona, prevalece en el tiempo (yo hace cinco años que me apunté) y aporta grandes pequeñas cosas al mundo, haciéndolo además al margen del dinero.No voy a entrar a explicar su funcionamiento pero os recomiendo que lo investigueis (podeis hacerlo y/o anotaros enviando un mail a bancotempolugo@yahoo.es

Una de las varias funciones del Banco permite el intercambio, préstamo o cesión de objetos. Esto permite reducir compras innecesarias o desperdicios, gestionando de una manera mucho más eficiente y (eco)lógica aquellas cosas que ya o sirven a algunas y pueden ser útiles a otras… y ni que decir tiene que supone además una ayuda para personas que, como una servidora, viven en ajustadas realidades económicas.

Hace unas semanas se ofrecieron (también se puede pedir) unos cuantos metros de parqué flotante, las interesadas tenían que desmontarlo y llevárselo en unos días concretos… y ahí que nos apuntamos. El parqué que pisamos en el salón y en la cocina de casa hubiese sido desbotado por el contratista de turno, aumentando los residuos de la ciudad mientras nuestro suelo hubiese continuado siendo frío y oscuro en comparación con el actual. Una pequeña mejora material en la vida que se agradece enormemente hasta los más metafísicos espacios del tiempo. Un brindis por las herramientas bien usadas, un saludo a todas las “temperas” del banco más guay que jamás haya pasado por mi vida, somos muchas… y seremos más !!

Ah, por cierto, dentro de este tipo de herramientas que funcionan en mi ciudad actual y de nacimiento, Lugo, cabe mencionar también a la Rede de Sementes (red de semillas)… pero otro día os hablo de ella y os enseño la huerta en cuanto las maravillas aportadas por las gentes que la conforman germinen y crezcan.

 SAlon.jpg

(Y esta es una imagen del parqué en el salón de casa)

 

Otras entradas del blog relacionadas con la casa: 

http://carmenpggranxeiro.com/blog/en-serio-en-serie-a-mina-casa-non.html

http://carmenpggranxeiro.com/blog/na-mina-horta-hai-unha-porta.html

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos